Un auténtico pueblo medieval

LA RIOJA – Domingo, 21 de junio de 2009
COMARCAS
Un auténtico pueblo medieval
Un gran número de turistas ha vuelto a visitar Briones este fin de semana, en el que la localidad celebra sus Jornadas Medievales con actividades y animaciones

No siempre se tiene la oportunidad de volver al pasado. Aunque sea de forma ficticia, durante este fin de semana Briones ha dispuesto sus calles a la manera de una aldea medieval y los visitantes pueden trasladarse al siglo XIV gracias al vestuario de los participantes y las actividades organizadas. Además, el tiempo está acompañando y la afluencia de público está volviendo a llenar las calles de la localidad riojalteña.
Durante la tarde de ayer la Plaza de España acogió todo tipo de bailes que congregaron a un buen número de público. Distintos grupos de bailarines, todos ataviados con disfraces de época, realizaron demostraciones de break-dance, gimnasia rítmica y bailes orientales y medievales. Entre los espectadores paseaban vagabundos, hidalgos, leprosos, caballeros, monjes y otros muchos personajes propios de la Edad Media.
Algunas calles de Briones han sido especializadas con oficios. Los portales de las propias calles acogen exhibiciones de labores artesanales como la elaboración de pan, de queso, acuñamiento de monedas, pinturas en seda, cantería, alpargaterías, forjado de metales, cesterías, destilerías… profesiones hoy perdidas o en manos de la producción industrial.
También, otros lugares emblemáticos de la localidad han recuperado su nobleza. Como el Palacio del Marqués de San Nicolás, hoy museo etnográfico, y que durante las Jornadas Medievales vuelve a convertirse en refugio de los nobles, encarnados por niños del pueblo que no dudan en fotografiarse con los turistas.
Asimismo, Briones también ha dispuesto una ruta de viandas en las que reponer fuerzas. Vino que no falte. Una prueba de tiro con arco y un recorrido de obstáculos pone a prueba la habilidad de los valientes, aunque no hay premio si se consigue llegar al final. Todas las atracciones que ofrece la localidad riojalteña estos días tienen gran éxito, sobre todo entre los más pequeños, que pueden ver animales como aves rapaces, caballos, burros, ovejas y cabras, éstas en sus corrales.
Inquisición
Eso sí, donde no se atreve a entrar nadie es en la Inquisición. “Aquí no entran ni por curiosidad”, dice el inquisidor, acompañado de sus secuaces. Será por si acaso, pero lo cierto es que todo el mundo pasa de largo. En cualquier caso, de resultar culpable de algún pecado, al otro lado del pueblo hay un escriba que expende bulas al precio de 1,5 euros.
“Son copias de los originales del proceso de Zugarramurdi”, afirma Xabier, el escribiente. Por si acaso, un gran perro escolta al que procura los certificados que alivian los pecados. No vaya a ser que algún pecador, encima, quiera expiar la culpa yéndose sin pagar.
© Copyright larioja.com
LA RIOJA COM SERVICIOS EN LA RED S.A.U.
Domicilio c/ Vara de Rey, 74 (26002) Logroño
C.I.F.: A-26295626